Verde

Sus tonalidades acercan a la naturaleza. En este momento, no es la costa lo que me atrae, sino el interior. Picos y mesetas, largos paseos en un ambiente rural, el ladrido de muchos perros a lo lejos y una gran parcela de terreno. El silencio de la noche, una noche estrellada, un despertar tranquilo; el tiempo se enlentece.

No es mi hogar, es un lugar alejado por todo un mar de distancia. No se escuchan coches a lo largo del día, ni tampoco un ajetreo constante. A los de ciudad, la intromisión eventual de extraños nos resulta incluso agravante, aquí es la norma. ¿Qué puedo decir? Todo tiene su lado civilizado y su cara salvaje.Verde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *