Hacerse un Sánchez

Los titulares de la prensa de ayer venían a decir: «Ni el rey lo arregla, oiga», que es algo muy de este país. Confiar en que una monarquía que lleva expoliando a sus ciudadanos desde 1700 nos va a sacar del embrollo. Por lo demás, Albert Rivera ha meado fuera de tiesto (pero por sacársela tarde, dicen), Pablo Iglesias se ha ido al chalecito de Galapagar con el sambenito del líder en la cumbre al que los suyos ya no tragan (y lo malo de esto no es que lo digan los del Okdiario y calaña similar, sino que lo ratifiquen algunos de los suyos) y ¿el resto? El resto poco o nada, que los otros dos ya sabían que, para ellos, mejor coger el abriguito de cara a noviembre y estar preparados para revolcarse por el fango. Ganó la izquierda —no importa si por miedo a las tres derechas, por programa o por ambas dos—, pero no ha sabido pactar.

Iñaki Gabilondo, como un Eastwood vasco-castellano con los machos ennegrecidos de tanto periodismo político, era el miércoles tan certero como suele ser: irresponsables e incapaces [de pactar], titulaba el artículo al que también pone voz, y decía: «Han defraudado las esperanzas del 28 de abril y han evidenciado una impericia profesional absoluta, agravada por una soberbia que, francamente, no sé en qué méritos se apoya.» La «frasecica» vale para todos, la verdad, pero, para Pedro Sánchez, que ha pasado de supuesto regeneracionista de partido a confirmar que solo es otro títere de los barones y del Ibex 35 (¡oh!, ¡sorpresa!), vale más que para ningún otro. Será por eso que, desde Podemos, están intentando recuperar esa olvidada expresión que algunos diarios ya utilizaron el año pasado: hacerse un Sánchez (venirse arriba y pensar que tú te sobras y te bastas para gobernar), mientras Pedro Sánchez, que ni duerme tranquilo ni tiene muy claro que lo del bipartidismo sanseacabó, sigue culpando a terceros para exculparse, sin comprender o querer admitir que responsable último de formar gobierno solo había un señor, y era él mismo.

En cualquier caso, los números hablan por sí mismos y la autocrítica ahí está, brillando por su ausencia. Lo resumía Manel Fontdevila muy bien en una tira cómica para Eldiario.es sobre cómo pactan las izquierdas y las derechas españolas. Que si escuchar a las bases, que si con Rivera no, que si igualdad, justicia social y transparencia, pero ¡ojo! que a nadie se le ocurra asustar a los mercados, y tampoco vamos a sentarnos a negociar con tiempo y con propuestas realistas bajo el brazo, que está muy demodé; el otro: que si todavía escuchar más a las bases, que si democracia participativa, pero el liderazgo es indiscutible, y, si no gusta, ¡puerta! En fin, que Sánchez se ha hecho un Sánchez (otro más) y Pablo Iglesias y su equipo no han visto cómo pactar: aunque no son pocos los que han percibido falta de ganas, incluso entre aquellos que sabíamos que el PSOE lleva mucho tratando de forzar la situación y seguir cagándose en el multipartidismo con el anhelo de sumarle por ahí una erre al gerundio.

Esta parece ser la clave: el multipartidismo. Multipartidismo es la palabra del día, de la semana y, quizá, de los próximos años, con cinco fuerzas políticas condenadas a entenderse: al menos, algunas con otras, aunque no todas con todas, pero ni así. Pedro Sánchez aún considera que puede salir fortalecido de cara a noviembre, y debe ser el único que se lo cree, porque han creado un contexto en el que los argumentos ya no sirven, por manidos, donde el clima interior y exterior está a la temperatura perfecta para seguir tirándose mierda (que no falta: el juicio a los líderes del procés, el paro, la gentrificación, el fin de un modelo de consumo, las nubes negras ante una nueva crisis financiera, el cambio climático, el precio del barril de petróleo, el auge de la xenofobia en Europa) y donde hasta Risto Mejide funda su propio partido político: el PNLH, Peor no lo haremos. 

No es casual que 100.000 personas se hayan dado de baja de la propaganda electoral esta semana y los servidores del INE echen humo. Tras cuatro elecciones en cuatro años, a uno le asaltan las preguntas: ¿quién quiere ir a votar en noviembre?, ¿a quién votar?, ¿será tarde ya para mandar a tomar por saco este país y emigrar lo más lejos posible? El abogado y comunicador Euprepio Padula, lo definía de la siguiente forma en Expansión: [es] el fracaso del antiliderazgo político. La credibilidad de todos está en entredicho y los líderes políticos han buscado la suya tratando de quedar por encima del resto, y no pactando, que es lo que las urnas exigían; mientras tanto, los activistas se desilusionan, los desilusionados confirman su decepción política y España demuestra demuestra que no está lista para dejar atrás el modelo político del «y tú más».

Yo venía hoy conduciendo por la autopista cuando he visto un gato atropellado y, luego, a los pocos metros, un segundo gato muerto. Siempre se me hace un nudo en el estómago ante esas escenas (igual me ocurre con los camiones de ganado camino al matadero, la verdad). Sin embargo, se me ha ocurrido una analogía bastante certera que no me gusta, porque me importan más los animales que todos estos gilipollas, pero que, de todos modos, contaré, porque tampoco es tan buena y va a juego con nuestros políticos: me he imaginado que, primero, atropellarían a un gato, es lógico, y, luego, atropellarían al otro. A posteriori, resulta imposible saber si los atropellaron con un segundo de diferencia o a uno un martes y al otro un sábado. Ahora que los dos están muertos, parece una tontería, ¿verdad? Pues es lo que le está pasando al PSOE. Zancadilla tras zancadilla, puede que en Ferraz consigan que atropellen a los podemitas estos que antes (casi) fueron amigos, pero la pregunta real es: ¿puede Pedrito, el de los Sáncheces, salir de esa autopista con tanto conductor kamikaze intentando joderle? Quizá no era una cuestión de ser amigos, ni de irse a hoteles, sino de construir un pacto útil para reconstruir un país.

Cómo hacerse autónomo en España y no morir en el intento (I)

España está hecha un asco. Si no estás de acuerdo, no hace falta que sigas leyendo. No voy a intentar convencerte; si la realidad no lo ha conseguido, yo no tengo suficiente poder de persuasión para hacerlo.

Te expongo los hechos, eso sí. España, al igual que el resto del mundo, tiene cada vez un mayor porcentaje de pobres y un menor porcentaje de clase media. Esto no va a cambiar de hoy para mañana, y tampoco es culpa de un lado o del otro (políticos, ya sabes); hay que asumir que nos vamos hacia una economía de extremos: o serás muy rico (inmensa minoría) o serás muy pobre (inmensa mayoría), pero lo del coche, la segunda residencia y el perro se acabó. Y para los perros igual es mejor incluso, oye, porque más de un desalmado los dejaba de lunes a viernes en la finca al raso.

Risto Mejide anunciaba un domingo cualquiera de 2013 algo que me tocó. Me tocó a mí, y a miles de lectores, porque el tema del desempleo estaba muy fresco y como suele hacer el creativo catalán habló sin tapujos: No busques trabajo, comentó en una columna de opinión de El Periódico.

Emprender o desaparecer

En mayo de ese año me enorgullecí de llevar más de trescientos días de ventaja al consejo. O me enorgullezco ahora, en retrospectiva. Pero sin demasiado pavoneo, puesto que el tiempo que llevo trabajando como autónomo ha sido de todo, menos sencillo y de todo, menos barato. Además, pese a lo que creen la mayoría de mis amigos o conocidos, no estoy montado en el dólar ni voy a estarlo en breve. De eso estoy seguro.

Escribo esto porque hoy, 3 de febrero de 2015 —cuatro años después—, he podido ahorrar (algo), y sobre todo he conseguido imponer mis ideales a mis miedos; he terminado por dejar mi porcentaje de empresa en manos de mi chica y pretendo dedicarme a escribir todo el tiempo que pueda. En otras palabras, durante unos meses no formo parte de la población activa del país, o eso creo, si la asesoría ha cumplido con su palabra.

Paco Català - Paro en España
Viñeta de Paco Català Carrión que denuncia las situaciones de pobreza de muchas familias españolas.

Todo eso te lo cuento porque estoy seguro que estás de acuerdo en que a lo que a trabajo significa, no hay un camino fácil. Pero hace cuatro o cinco años, las razones para darse de alta como autónomo eran simples: no había otra opción. En 2012 o 2013, nadie daba un duro por ti, ni por mí. Nadie contrataba. Y, cuando digo nadie, quiero decir una inmensa minoría.

Hoy, no ha cambiado mucho la cosa. Los cincuentones siguen esperando esa llamada que no llega, los menores de treinta —quizá ya los han cumplido— siguen anhelando ese trabajo que les permita meterse en una hipoteca, y a finales de enero de 2015 nadie ha puesto medios para arreglar la situación en la que nos metieron.

Sí, ellos, aquellos que, de nuevo, saldrán impunes; de eso no me cabe duda. Así que despierta de una puta vez, nadie va a sacarte las castañas del fuego. A ti, no. Sigue leyendo «Cómo hacerse autónomo en España y no morir en el intento (I)»