Atrapado en la academia Jedi

WTF?! “¿Qué es esto?” ¡Vuelve a la entrada principal, muggle!

Aviso: la siguiente historia puede ofender a los fans de Star Wars, a los críticos de George Lucas y a cualquiera que piense que Greedo disparó primero. (1)

Viernes, 6:00 PM

Greedo y Han Solo (Lego)
(1) Greedo era un simpático alienígena verde con dedos de goma bastante poco creíbles (un rodiano, por si querías saberlo) que aparecía en La Guerra de las Galaxias (ahora se conoce como Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza, pero en mis tiempos era La Guerra de las Galaxias, y punto). La nota continúa al final de la historia, que es larga de narices.

Los 16 años que transcurrieron entre los episodios VI y I de Star Wars fueron una época más simple e inocente que la actual, especialmente en el mundillo de los juegos de rol. Psicópata Dave se había mudado por su cuenta a un pequeño apartamento tipo estudio en la esquina de las calles Puta del Crack y Mancha de Sangre. O a lo mejor sólo lo parecía.

Había invitado a todo el mundo a su partida, situada en el universo de Star Wars antes de la caída de la República, en la que todos los jugadores iban a ser estudiantes de la Academia Jedi. El Capullo, El Gordito, El Pervertido y su adorada Asenath estaban también presentes. Tan sólo faltaba El Disgusto, debido a sus heridas.

Yo: «¿Que su perro le arrancó QUÉ de un bocado?»

El Capullo: «La punta del pene.»

Yo: «Pero… ¿cómo?… ¿por qué?…»

El Gordito: «¿Realmente queremos saber los detalles? ¿Lo queremos?»

Psicópata Dave: «Oye, ¿estas fotos son de la Gen Con?»

El Pervertido: «Sí. Échales un vistazo, este año había una buena cosecha de tías buenas en los stands

Asenath: «Y que lo digas.»

Yo: «Déjame ver.»

El Capullo: «¿Son ciertos los rumores de que van a sacar una segunda edición de Dungeons & Dragons

Asenath: «Sí, es verdad.»

Psicópata Dave: «¿Por qué? ¿Por qué meterle mano a la perfección?»

El Gordito: «Mientras pueda seguir jugando con un antipaladín o con un asesino, continuaré recibiendo cada experiencia rolera con una disminuida sensación de desidia.»

Yo: «Buenas fotos, Asenath, pero esta está un poco desenfocada. Casi parece como si tú estuvieras… como si tú… ¡POR EL FANTASMA DE HASTUR!»

Mynock (Star Wars)
(2) Los mynocks eran esa especie de murciélagos espaciales con boca de ventosa que rondaban al Halcón Milenario en la escena del asteroide gigante en El Imperio Contraataca.

El Capullo: «¿Es eso… ellos están… acaso ella está…?»

El Gordito: «¿Sacándole lustre a su varita?»

Psicópata Dave: «¿Besando su mynock?» (2) 

El Capullo: «¿Haciendo una tirada de Cordura?»

Yo: «¿Qué carajo es esto?»

Asenath: «Lo siento, no sé cómo se me colaron esas ahí. Son parte de nuestra colección privada.»

El Pervertido: «Pero las tomamos en la Gen Con.»

Yo: «Sí, ya, bueno, pues deberíais dejarlas para vosotros mismos.»

Asenath: «Siento haberos ofendido. Pero estoy especialmente orgullosa de esta foto…»

Yo: «¡¡¡MIS OJOS!!!»

El Pervertido: «Oh, venga ya, aquí somos todos adultos.»

Psicópata Dave: «Espera un segundo. Si ella está ahí… y él está ahí… ¿quién tomó la foto?»

Asenath: «Bueno, acabamos montándonos una especie de ménage à trois con un tío que trabajaba para White Wolf.»

El Gordito: «¿Acaso mis oídos me traicionan? ¿Por alguna oscura intervención divina habéis encontrado una manera de fundir vuestra piel con la piel de los genios oscuros que dieron a luz a ese milagro del rol conocido como Vampiro: La Mascarada

El Pervertido: «Bueno, al menos dijo que trabajaba para White Wolf.»

Asenath: «Y vestía prácticamente entero de negro.»

Psicópata Dave: «Quien quiera que fuese, no se ganaba la vida como fotógrafo.»

Yo: «Oye, quizás deberíamos empezar a jugar antes de que acabe viéndole los genitales a alguien.»

El Gordito: «Mi único deseo es que un día sea capaz de ver de nuevo mis propios genitales, pero lamentablemente la tarta de frutas es una amante despiadada.»

Psicópata Dave: «Vale, vamos a empezar a crear personajes. Os recuerdo que esta partida os permitirá seguir el desarrollo de vuestro joven aprendiz Jedi. Recordad que esta es la Academia Jedi antes de Star Wars y antes de esa nenaza de Darth Vader.»

El Capullo: «¿Darth Vader es una nenaza?»

Psicópata Dave: «Si Vader hubiese sido un auténtico Señor del Sith, habría matado a su hijo y al Emperador, y habría usurpado todo el poder para sí mismo.»

El Gordito: «Una victoria engañosa, como mucho. ¿Qué hay de las fuerzas comandadas por Leia y Han Solo?»

Psicópata Dave: «Todo lo que Vader habría tenido que hacer sería bombardear masivamente la superficie de Endor y, entonces, una vez capturada Leia, transformarla en su consorte.»

Yo: «Pero es su hija.»

Psicópata Dave: «Sí, y de esa forma el poder de la Fuerza y su línea de sangre permanecerían puras.»

Asenath: «Tiene sentido.»

Naturalmente, la chica con el brazo de aleta estaba de acuerdo.

Así que nos pusimos a crear nuestros personajes. Cada uno de nosotros iba a interpretar a un recluta recién llegado. Nos encontramos todos juntos en la Academia Jedi, esperando en fila la llegada del maestro Yoda.

Viernes, 7:00 PM

Psicópata Dave: «Un silencio se apodera de la habitación cuando entra el maestro Yoda. La pequeña y frágil figura se aclara la garganta antes de empezar a hablar.»

El Capullo: «Uau.»

Yo: «Estoy impresionado.»

El Pervertido: «Esta puede ser la mejor partida de todas.»

Psicópata Dave: «El maestro Yoda os observa atentamente y luego comienza a hablar. SOY YODA, EL MAESTRO JEDI, VUESTRO INSTRUCTOR JEDI DE MAYOR RANGO. ¡DE AHORA EN ADELANTE SÓLO HABLARÉIS CUANDO OS HABLEN PRIMERO, Y LA PRIMERA Y LA ÚLTIMA PALABRA QUE SALDRÁ DE VUESTRAS PONZOÑOSAS CAÑERÍAS DE DESAGÜE SERÁ»MAESTRO»! ¿SOIS CAPACES DE ENTENDER ESO, GUSANOS ESPACIALES?«

Todos nosotros: «¡Maestro, sí, maestro!»

Psicópata Dave: «¡JODER! ¡NO OS OIGO! ¡SONAD COMO SI TUVIESEIS UN PAR!«

Asenath: «Uhmmm…»

Los demás: «¡Maestro, sí, maestro!»

Psicópata Dave: «SI LLEGÁIS A ABANDONAR EL PLANETA, ESCORIA ASPIRANTE A JEDI, SI SOBREVIVÍS AL ENTRENAMIENTO DE RECLUTAS… SERÉIS UN ARMA, SERÉIS UN SACERDOTE DE LA MUERTE AMANTE DE LA PAZ Y REZANDO PARA LA GUERRA. PERO HASTA ESE DÍA, ¡SOIS VÓMITO! SOIS LA FORMA DE VIDA MÁS ABYECTA. NI SIQUIERA SOIS FORMAS DE VIDA INTELIGENTE. ¡NO SOIS MÁS QUE APESTOSOS FRAGMENTOS DESORGANIZADOS DE EXCREMENTO DE ANFIBIO! ¡Y YO SÉ LO QUE ME DIGO, PORQUE SOY ANFIBIO! Y PORQUE SOY DURO NO OS VOY A CAER BIEN. ¡PERO LOS JEDI NO ODIAN, ASÍ QUE DEBO APALIZAROS HASTA QUE SINTÁIS LA TRANQUILIDAD DEL LADO LUMINOSO DE LA FUERZA! ¿SOIS CAPACES DE ENTENDER ESO, GUSANOS ESPACIALES?«

Todos nosotros: «¡Maestro, sí, maestro!»

Psicópata Dave: «Yoda camina hasta el personaje de El Gordito. ¿Qué aspecto tiene?»

Michael Whelan (ilustración)
(3) Michael Whelan es un pintor que ha ilustrado en más de una ocasión los personajes y mundos creados por Michael Moorcock. Entre ellos destaca Elric de Melniboné, que es precisamente un albino de pelo largo.

El Gordito: «Mi personaje parece un albino de pelo largo pintado por Michael Whelan. Su nombre es Fauntleroy Jones… ¿que no, illo(3)

Psicópata Dave: «¡Y UNA MIERDA DE BANTHA! A PARTIR DE AHORA TU NOMBRE SERÁ APRENDIZ PELOTAS CUADRADAS! ¿TE GUSTA ESE NOMBRE?«

El Gordito: «No tié la resonansia que estaba buscando… ¿que no, illo?»

El Pervertido: «¿A qué viene el acento andaluz?»

El Gordito: «Mi personaje viene de la parte sur de la galaxia.»

Psicópata Dave: «¡SELLA TU TRÁQUEA!«

Yo: «¿Estás seguro de que Yoda actuaría de esa forma?»

Psicópata Dave: «El maestro Yoda le corta la respiración a tu personaje hasta que se desmaya.»

Viernes, 8:00 PM

Tan detallista como siempre, Psicópata Dave nos dio unos momentos para que cada jugador presentase a su personaje, antes de aplastarlos completamente. El Capullo estaba interpretando a un chaval con extraordinarias habilidades matemáticas llamado Adric. El Pervertido y Asenath jugaban con primos incestuosos. Psicópata Dave nos guió paso a paso a través de su visión del entrenamiento Jedi.

Yo: «Así que es como una máquina automática de lanzar pelotas de tenis…»

Psicópata Dave: «Solo que lanza bolas de petanca.»

El Capullo: «¿Así que vas a vendarme los ojos y a lanzarme bolas de acero de cinco kilos?»

Psicópata Dave: «Si la Fuerza es poderosa en ti, sobrevivirás. Tira los dados.»

Viernes, 9:00 PM

Yo: «Cuando haya terminado de visitar al personaje de El Capullo en la enfermería, vuelvo a colarme en los barracones antes de que apaguen las luces.»

Asenath: «Cuando apaguen las luces y estemos todos en nuestras literas, mi primo y yo usamos la Fuerza para practicar un masaje mutuo en nuestros genitales hasta alcanzar el orgasmo.»

Yo: «Yo… uhhh…»

El Capullo: «¿Los Jedis pueden hacer eso? No me extraña que siempre estuvieran relajados.»

Psicópata Dave: «¡CERRAD VUESTROS PUERCOS ORIFICIOS ESPACIALES!«

Viernes, 11:00 PM

Psicópata Dave: «AQUÍ MI SABLE. AQUÍ MI HOJA…«

Viernes, 11:59 PM

Psicópata Dave: «Cada uno de vosotros monta en su caza Y-Wing y se prepara para la primera misión de entrenamiento. (4) Todas vuestras naves están aparcadas en la cara oscura del planeta.»

Y-Wing
(4) Los cazabombarderos Y-Wing de Star Wars tienen forma de Y vistos en planta, de ahí su nombre.

El Capullo: «Me alegro de que mi personaje haya salido de la enfermería. La verdad es que no estaba seguro de cómo interpretar que me pongan una lavativa en el colon.»

El Gordito: «¿Lo estaría alguien?»

Psicópata Dave: «Vale, Capullo, tu personaje va primero. Haz una tirada de pilotar mientras vuelas por la cara oscura del planeta.»

(tirada)

El Capullo: «¡Sí!»

Psicópata Dave: «¡Excelente! Ahora vamos a la parte del ejercicio con fuego real.»

El Capullo: «¿Qué?»

Sábado, 12:30 AM

El Pervertido: «Todos hemos ahorrado para traerle esta cesta de fruta a tu personaje, Capullo.»

El Capullo: «Uau. Me la comería si mi personaje conservara los brazos.»

Sábado, 1:30 AM

El Gordito: «¡Reto al aprendí Malfoy a un duelo! Estoy jarto de sus gilipollese… ¿que no, illo?» (5)

El Pervertido: «¡Ese repelente niño pijo! ¿Cómo osa sabotear nuestra carroza para el desfile de la semana del Orgullo Mandaloriano?»

Draco Malfoy (Harry Potter)
(5) Draco Malfoy es un personaje de las novelas y películas de Harry Potter. La verdad es que el chaval hace muy bien de niño pijoteras-asqueroso-repelente, todo hay que decirlo. Es tan odioso como debería ser.

Asenath: «Ten cuidado, es muy habilidoso.»

Yo: «Mirad, esto ha sido… oíd… es tarde y yo tengo que trabajar por la mañana.»

Psicópata Dave: «Pensé que habías venido a jugar una partida, no a salir corriendo porque te ha entrado un poco de sueño.»

Yo: «Tengo responsabilidades hacia mi trabajo.»

Psicópata Dave: «¿Y qué pasa con tus responsabilidades hacia la Fuerza?»

Yo: «Venga, vale, me quedo otra hora. Al menos hasta el final del duelo.»

Sábado, 2:30 AM

El Capullo: «El maestro Yoda fue muy amable dejando que compartiéramos una habitación en el hospital.»

El Gordito: «Esas fueron, sin ningún lugar a dudas, las peores tiradas de dados de mi vida.»

El Pervertido: «Yo robo unos cuantos guantes de goma y puentes dentales para después.»

Asenath: «Siempre tan romántico.»

Yo: «Vale, me voy.»

El Capullo: «Este parece un buen momento para dejarlo.»

Psicópata Dave: «Pero la partida no ha acabado aún.»

Yo: «Pero dos tercios del grupo está en la enfermería.»

Psicópata Dave: «¡Aún hay aventuras que vivir!»

Yo: «Venga, vamos a recoger las cosas.»

Psicópata Dave: «Bueno, pero espera un minuto. Tengo unas cuantas escenas más que jugar, ¿vale? ¿Por favor?»

El Capullo: «Oh… venga, vale.»

Psicópata Dave: «Bien. Necesito una cosa.»

Psicópata Dave se excusó y se fue a su dormitorio. El Capullo y yo empezamos a guardar nuestras cosas para marcharnos. El Gordito comenzó a intentar ponerse de pie. El Pervertido y Asenath estaban discutiendo sobre varios sitios a los que podían ir a aparcar el coche. Todos nos quedamos callados cuando Psicópata Dave salió de su habitación llevando una escopeta de cañones recortados.

Yo: «Ah… ¿qué es eso?»

Psicópata Dave: «Me gusta hacer las tiradas importantes haciendo que los dados rueden dentro del cañón.»

El Capullo: «¿Está cargada?»

Psicópata Dave: «Probablemente.»

El Gordito: «No me siento cómodo con armas en la mesa de juego.»

Psicópata Dave: «Lo siento, pero es que jugar al rol es ahora la única cosa que me importa en la vida. Y cuando no puedo jugar, me siento como si mi alma estuviese siendo transportada a un miasma oscuro donde el bien y el mal ya no tienen sentido.»

El Capullo: «¿Sabes? Podríamos quedarnos un rato más.»

Yo: «Sí, ¿por qué parar ahora?»

El Pervertido: «Esto acojona un poco.»

Asenath: «Sí, y me está poniendo muy cachonda.»

El Pervertido: «Mi pequeña zorra.»

Asenath: «Mi semental galopante.»

Yo: «¿Pero a vosotros qué LECHES os pasa?»

Sábado, 3:30 AM

Asenath: «Mira, alguien ha robado el sable de luz de mi personaje, ¡y de aquí no se mueve nadie hasta que sepa quién ha sido!»

El Capullo: «Creo que el conserje es malvado.»

Yo: «¿Por qué?»

El Capullo: «Cada vez que aparece, Psicópata Dave toca la Marcha Imperial en su órgano Casio.»

Sábado, 5:00 AM

Dorian Hawkmoon
(6) Dorian Hawkmoon es (al igual que Elric, mencionado arriba) otra de las encarnaciones del Campeón Eterno en las novelas ambientadas en el multiverso fantástico de Michael Moorcock.

El Gordito: «¡Podemos adoptar a la mofeta como nuestro animal de compañía! ¡La mascota de los barracones! ¡La llamaré Hawkmoon!» (6)

El Capullo: «Pero, ¿y si el maestro Yoda se entera? Nos meteríamos en un buen lío.»

El Gordito: «No pasará nada mientras no haya ningún ruido repentino.»

Psicópata Dave: «El maestro Yoda irrumpe en la habitación. ¿QUÉ SON TODOS ESTOS SUSURROS CONSPIRATORIOS?«

Sábado, 5:15 AM

El Pervertido: «¿Sabéis qué? Estoy bastante seguro que colgarnos de los pulgares debería hacer que Yoda se ganase un punto de Reverso Tenebroso.»

Psicópata Dave: «¡CIERRA TU SUCIO ORIFICIO ESPACIAL!«

Sábado, 6:30 AM

Yo: «Vale. De acuerdo. Ayudo al resto del grupo a sabotear la nave espacial del aprendiz Malfoy.»

El Capullo: «¿Crees que esto es parte del metaargumento?» (7)

Sábado, 7:15 AM

Psicópata Dave: «El maestro Yoda dice: ¡YA ESTÁIS LISTOS PARA EL CURSO AVANZADO DE NAVES ESPACIALES!«

El Capullo: «Yo me escondo al final de la fila y rezo por que no me vea.»

Yo: «Vale, voy el primero.»

Psicópata Dave: «¡VAS A ACABAR ESTE RECORRIDO, GUSANO ESPACIAL!«

Yo: «Sí, maestro, sí. Lo haré lo mejor que pueda.»

Han, Leia, Luke y Chewie
(7) Metaplot (metaargumento) es un término popularizado por White Wolf y su Mundo de Tinieblas, que viene a designar la «gran historia» que tienen algunos juegos y que va transcurriendo de manera, más o menos, independiente de lo que hagan los jugadores, aunque estos pueden contribuir a alterarla ligeramente en algunos puntos. Por ejemplo, el metaargumento del universo Star Wars tiene puntos clave como la era Jedi, la era de la República, la era del Imperio, la era de la Nueva República, etc.
El término metaplot suele ir de la mano del término signature characters, que son los personajes canónicos que pertenecen a un cierto universo. En el caso de Star Wars, lógicamente, nos estaríamos refiriendo a Luke, Han, Leia y demás.

Psicópata Dave: «¡ACABARÁS ESTE RECORRIDO! ¡NO TIENES NINGUNA OTRA OPCIÓN! Y luego Yoda saca un bláster y te dispara en el fémur. Tienes cinco asaltos de combate antes de desangrarte hasta morir.»

Sábado, 10:00 AM

Yo: «Bueno, ya llego tarde al curro.»

Psicópata Dave: «¿Y a quién le importa? Vuestros personajes se han largado todos a pasar el día en una casa de putas espacial.»

El Pervertido: «¡Finalmente, una partida en la que me siento identificado!»

El Capullo: «Mi personaje y el de El Gordito comparten una puta espacial.»

El Gordito: «Sí, y acuérdate de quién disparó primero, chaval.»

Sábado, 2:00 PM

Yo: «Mientras los demás están en el baile tejano en gravedad cero, me encierro dentro de mi baúl y me vuelo la tapa de los sesos de un disparo.»

Psicópata Dave: «Vale. Haz la tirada.»

(tirada)

Yo: «¿Cómo he podido fallar?

Psicópata Dave: «¿Por qué estás intentando arruinarle la partida a los demás?»

Yo: «Mira, quizá esta partida sea divertida para ti, ¡pero esto no es Star Wars

El Capullo: «¡Ab3! ¡Está armado! ¡Nunca te metas con un máster armado!»

Psicópata Dave: «¿Qué quieres decir, exactamente?»

Yo: «Pues mira, un argumento de dibujos animados, gente con acentos falsos y adolescentes salidos haciéndose pasar por tipos duros NO es de lo que va Star Wars. Me largo de aquí.»

Psicópata Dave: «¡Grrrrrrrrrrrrrrr!»

El Capullo: «Mira, mi personaje está encerrado en los servicios sin papel. ¿Puede usar la Fuerza para coger un rollo del armarito de los repuestos?»

Psicópata Dave: «¿Eh? Ah, sí. Por fin estás actuando como un Jedi.»

La leyenda dice que esa partida duró tres días más, hasta que tan sólo quedaba El Gordito. Nunca volví a jugar con Psicópata Dave, quien fue desapareciendo lentamente de mi círculo de amigos, perdido en una espiral de destrucción llena de locura, odio a sí mismo y productos de Games Workshop.


Referencias y notas al pie

(1) En la escena de la cantina en Mos Eisley. durante sus dos o tres minutos de fama, se sentaba frente a Han y le decía que Jabba estaba hasta las pelotas (si las tuviere) de él y que se lo iba a cargar. En la versión original, la respuesta de Han era pegarle un tiro a bocajarro que le dejaba bastante pocho. Así, sin más ni más.

En la Edición Especial que se estrenó en 1997, y en un malsano arranque de corrección política, George Lucas hizo que añadieran digitalmente un primer disparo de Greedo que falla y da en la pared al lado de Han, para así justificar que este se lo cargue inmediatamente después en «defensa propia». Y es que el bueno de la peli no puede ir por ahí despanzurrando malos sin motivo suficiente, por muy contrabandista que sea. Lamentablemente, no sólo el hecho de que alteren digitalmente una película por aquello del qué dirán es malo de por sí, pero es que el cambio no estaba especialmente bien hecho y el parche se notaba horrores.

En la más reciente edición de la película (la edición en DVD), la alteración sigue ahí, pero ha sido retocada para que quede mejor. Algo es algo, aunque para los fans carrozas de La Guerra de las Galaxias como yo, Han siempre disparó primero.


La traducción corresponde al texto Trapped in Jedi Academy de Al Bruno III (Ab3), realizada por Jorge Prieto (a.k.a. Reverendo) y recuperada de Archive.org.

Nunca dejes atrás tus pelotas

WTF?! “¿Qué es esto?” ¡Vuelve a la entrada principal, muggle!

Aviso: la siguiente historia puede ofender a los propietarios de testículos, a los bebedores habituales, a los humanoides de las profundidades y a cualquiera que alguna vez haya poseído una copia de Lords of Creation.

Permitidme que os presente el escenario. ¿Habéis visto alguna vez la versión de dibujos animados de La Bella y la Bestia? ¿Os acordáis de la librería de la Bestia, con una estantería tras otra, todas llenas de libros? Pues bien, imaginad ese mismo lugar, pero en lugar de todos esos libros, con una estantería detrás de otra llenas de pornografía.

Así era el apartamento de El Pervertido.

Por supuesto, ahora que estaba viviendo con su novia, Asenath Islaverano, me esperaba algunos cambios.

La partida que habíamos planeado jugar era de Lords of Creation; parecía ser una especie de ritual de paso en Albany. Todo el mundo tenía que intentar dirigir una partida, por lo menos, una vez. El Disgusto había rehusado acompañarnos, diciéndonos que estar cerca del brazo deformado de Asenath le hacía sentir nauseas. Y eso viniendo de un tío que se come los palitos de merluza congelados directamente de la caja.

Harvey Wallbanger (cóctel)
(1) Harvey Wallbanger es el nombre de un cóctel. Wallbanger significa, literalmente, «aquel que se da de cabezazos contra la pared».

Así que estábamos tan sólo Psicópata Dave, El Alcohólico, El Capullo y yo. Y Asenath, que jugaría con nosotros. Una vez más asumí que un toque femenino cambiaría el tono de las partidas a las que solíamos jugar. Me imaginé una partida donde inocentes halflings no eran prendidos en llamas y usados como escudos.

El Pervertido: «Llegáis tarde, chicos.»

Yo: «Eso es porque alguien insistió en hacer cócteles mientras yo conducía.»

El Alcohólico: «¡No puedo jugar sin Harvey Wallbanger!» (1)

El Capullo: «Bueno, al menos ahora tu coche está desinfectado.»

Yo: «Mi coche nunca ha estado infectado.»

Psicópata Dave: «Oye, acabo de darme cuenta de que tienes cortinas.»

El Pervertido: «Y plantas.»

Yo: «¿No le importa a tu amorcito que tengas todas estas revistas guarras por aquí?»

El Pervertido: «Mi nena tiene una mentalidad muy liberada. Muy liberada.»

En ese momento Asenath entró en el salón. Si no lo he dicho antes, dejad que os diga ahora que era una chica muy guapa, con o sin el brazo que parecía una aleta. Aun así, guapa o no, el atuendo que llevaba era un poco… demasiado. Era como una pesadilla de la moda hentai, en parte parecía un uniforme de colegiala y, en parte, un traje de cuero de sadomaso. (2)

Asenath: «¿Estamos listos para jugar?»

Yo: «Todos hemos generado nuestros personajes antes de venir.»

El Alcóholico: «¡Y yo he hecho margaritas!»

Hentai (muy suave)
(2) En el original: «Hentai es un término que engloba a las imágenes, cómics, películas o juegos de temática erótica (o directamente pornográfica) y procedencia japonesa. Las inocentes colegialas con cierta tendencia a mostrar su ropa interior (preferentemente de color rosa) y ser violadas por desagradables criaturas babeantes de este u otro planeta son una parte central e indivisible del género.» ¡He escogido una imagen muy soft, por cierto! Por si queréis hacer una búsqueda más… exhaustiva.

El Capullo: «No me puedo creer que vayamos a jugar a este juego otra vez.»

El Pervertido: «Bueno, esta vez será diferente.»

Yo: «Diferente no significa mejor.»

Asenath: «Pues a mí el sistema parece interesante. Me gusta cómo puedes evolucionar desde ser un completo debilucho a ser un dios.»

El Alcohólico: «Normalmente no llegamos tan lejos. Lo normal es que antes El Disgusto haga algo que arruine la partida.»

El Capullo: «La verdad es que me alegro de que no esté aquí.»

Psicópata Dave: «Así que, Asenath, ¿a qué otros juegos has jugado?»

Asenath: «Bueno, he jugado a D&D, a Chill, algo de Robotech, y me encanta Vampiro: La Mascarada(3)

Yo: «He estado intentando animar a estos tíos a que prueben ese juego.»

Psicópata Dave: «Nunca jamás jugaré a Vampiro

Asenath: «¿Y por qué no?»

Psicópata Dave: «Porque es un completo plagio, no hay nada en el libro de reglas que sea original.»

El Pervertido: «¿Es esto uno de esos rollos sobre Anne Rice? Anne Rice no creó el género de los vampiros.»

Psicópata Dave: «Esto no va de Anne Rice.»

Yo: «Entonces, ¿a quién están plagiando?»

(3) Acerca de Vampiro, la Mascarada y D&D ya hemos hablado; para saber más sobre Chill y Robotech consultad los enlaces y la nota al final de la historia.
(3) Acerca de Vampiro, la Mascarada y D&D ya hemos hablado; para saber más sobre Chill y Robotech consultad los enlaces y la nota al final de la historia.

Psicópata Dave: «La Isla de Gilligan(4)

El Capullo: «¿De qué estás hablando?»

Psicópata Dave: «Mira, es tan obvio que Vampiro: La Mascarada es un plagio descarado de La Isla de Gilligan que la mayor parte del público estúpido no se da cuenta. Dejad que os explique. Bien, primero están los clanes. El Ventrue está basado en Mr. Howell, el Nosferatu en su mujer Lovey, Ginger es una Toreador, Mary Ann es una Gangrel, el profesor es un Tremere, el capitán es de los Brujah y, por supuesto, Gilligan es un Malkavian. La isla, que les atrapa y también les protege, es La Mascarada. ¿Lo veis? ¡Un plagio descarado!»

Asenath: «Uhhhhh…»

Yo: «Eso es casi tan malo como su rollo sobre cómo Los Teletubbies son un plagio de La Llamada de Cthulhu(5)

Después de eso empezamos la partida. En realidad, se trataba de una premisa bastante sencilla. Éramos estudiantes universitarios en un viaje a través del país. El Pervertido dejó que roleáramos durante una hora o así, permitiendo que nos acostumbráramos a nuestros personajes y a los de los demás. Asenath no lo hacía nada mal. Las dos únicas cosas que encontré desconcertantes sobre ella es que parecía que nunca parpadeaba, y que, básicamente, se pasó toda la partida magreando al máster.

El Pervertido: «Vale, se os está acabando la gasolina. Hay una estación de servicio un poco más adelante.»

El Alcohólico: «Bien. Necesito ir a mear.»

El Pervertido: «Muy buena interpretación.»

Gilligan's Island (serie de TV)
(4) Gilligan’s Island (La isla de Gilligan) fue una telecomedia norteamericana que tuvo un éxito increíble-ble en su país de origen, aguantando cuatro temporadas seguidas y un buen número de episodios especiales.

El Alcohólico: «No, quiero decir que de verdad tengo que mear, ¿dónde está el servicio?»

Asenath: «Al final del pasillo, la puerta del cuarto de baño tiene un póster autografiado de Christy Canyon.»

El Capullo: «¿Quién es Christy Canyon? ¿Es una superheroína?»

El Pervertido: «Más o menos.» (6)

Asenath: «Bueno, como mi personaje está conduciendo, paro el coche en la estación de servicio y comienzo a llenar el depósito.»

Yo: «Mi personaje sale del coche para estirar las piernas.»

Psicópata Dave: «Mi personaje sale del coche, se encierra en el lavabo de caballeros y comienza a acunar el fémur que siempre lleva consigo para darse suerte.»

Yo: «Uau.»

El Capullo: «Mi personaje echa un vistazo por ahí.»

El Alcohólico: «Ya estoy aquí. ¿Qué me he perdido?»

El Pervertido: «Has llegado justo a tiempo para el choque del meteorito.»

El Capullo: «Qué gracia, eso ha sonado como si hubieras dicho que un meteorito iba a estrellarse contra la gasolinera.»

El Pervertido: «Tirad los dados para esquivar.»

No hace falta decir que ninguno consiguió esquivar el meteorito, o la subsiguiente bola de fuego. Comencé a preguntarme si esto no sería algún tipo de venganza por el incidente de «la moto ninja». El Pervertido se disculpó y fue a traernos algún refrigerio. Se llevó sus notas sobre la partida con él.

Teletubbies (drogas)
(5) Me niego a intentar explicar quiénes son Los Teletubbies. Baste decir que son malvados. Muy malvados. Avisados estáis.

El Alcohólico: «Se me ha acabado el vodka. ¿Quién se ha bebido mi vodka?»

El Capullo: «Tú.»

Psicópata Dave: «En cuanto averigüe cuánto daño me he llevado, voy a encontrar al que me ha tirado un meteorito encima y le voy a joder a base de bien.»

Yo: «Soñar es gratis.»

Asenath: «Esto es muy divertido. Es genial estar aquí jugando con vosotros, después de todas las historias que había oído.»

Yo: «Si hubieras escuchado todas las historias sobre nosotros no estarías aquí jugando.»

Asenath: «¡Qué divertido eres! Es difícil creer que no has salido con nadie en cuatro años.»

Una de las mejores cosas que tiene ser escritor es que puedes volver a vistitar esos momentos en los que te quedaste mudo, y, por fin, dar con una buena réplica. Lamentablemente, aún no tengo ni idea de lo que podría decirse después de un planchazo como ese. Afortunadamente, Asenath se disculpó para ir a ver por qué El Pervertido estaba tardando tanto con las palomitas. Cuando volvieron con unas tapas y unos refrescos, los dos estaban sin aliento y con las mejillas sonrojadas.

El Pervertido: «De acuerdo, ¿dónde estábamos?»

El Alcohólico: «Acabábamos de morir.»

El Pervertido: «No, no lo hicisteis. Como estaba diciendo, hay un brillante destello de luz y luego cada uno de vosotros se despierta en un sitio diferente. Alcohólico, tú te despiertas en un contenedor oscuro, y te sientes mareado y dolorido.»

El Alcohólico: «Captado.»

El Pervertido: «¿Qué quieres hacer?»

El Alcohólico: «Intento escapar.»

El Pervertido: «Tira los dados.»

El Alcohólico: «¡Sabía que se me olvidaba algo! Vuelvo enseguida.»

Christy Canyon
(6) En la nota original: «A ver… quien crea que es una superheroína, que levante la mano.» Por mi parte, recuerdo que la foto de la traducción original no era esta, pero… esta es la menos **** que he encontrado. ^_^

A ver… quien crea que es una superheroina, que levante la mano.

Le miramos salir de la habitación tambaleándose y dirigirse a mi coche. No lo había cerrado con llave, así que estaba seguro de que volvería pronto. Con él ausente, El Pervertido centró su atención en El Capullo.

El Pervertido: «Muy bien, Capullo. Te despiertas pero no te puedes mover. Una luz brillante está dirigida exactamente hacia tus ojos.»

El Capullo: «¿Puedo hablar?»

El Pervertido: «No.»

El Capullo: «¿Puedo ver quién me está haciendo esto?»

El Pervertido: «Observas que te rodean figuras vagas y difusas. Son humanoides pero alienígenas. Son bajitas pero también altas, delgadas pero gordas. Quizá tu personaje pudiera averiguar más si no estuviese cegado por el dolor.»

El Capullo: «¿Dolor?»

El Pervertido: «Están utilizando algún tipo de aparato láser para desprenderte de tu vello corporal y de tus genitales.»

El Capullo: «¿QUÉ? ¿Me estoy desangrando?»

El Pervertido: «No. Extrañamente, las heridas no sangran.»

El Capullo: «¿No puedo hacer nada? ¿No puedo decir nada?»

El Pervertido: «No, sólo puedes observar impotente mientras depositan tu vello y tus partes reproductoras en una bolsita de plástico sellada al vacío.»

El Capullo: «¿Han puesto MIS PELOTAS en UNA BOLSITA?»

El Pervertido: «Cuando terminan, se marchan de la habitación. Hablan de algo que te suena como una pausa para tomar café, pero no exactamente.»

El Capullo: «¿Y me dejan simplemente así, temblando y despelotado?»

El Pervertido: «Eso es lo que hacen. Poco a poco tu personaje comienza a recuperar la movilidad. Consigue sacar su cuerpo de la mesa de operaciones.»

El Capullo: «¿Puedo averiguar cómo funcionan todos esos aparatos?»

El Pervertido: «No, todo está escrito en un extraño idioma alienígena.»

El Capullo: «Entonces agarro mis pelotas y salgo por patas.»

El Pervertido: «Mientras tanto, el personaje de Psicópata Dave se despierta en una cama al estilo antiguo, tapado con edredones de seda.»

Psicópata Dave: «No sabía que fabricaran edredones de seda.»

El Pervertido: «Más razón para sospechar de una intervención alienígena.»

Psicópata Dave: «Mi personaje sale de la cama y echa un vistazo por la habitación.»

El Pervertido: «Vale. Mueves tus piernas rollizas fuera de la cama y das un salto hasta el suelo. Te das cuenta de que todo parece ser más pequeño.»

Psicópata Dave: «¿Dónde está el fémur que llevaba mi personaje? ¿Su garrote? ¿Su bolsa de gominolas?»

El Pervertido: «Todo lo que tienes es el traje azul de marinerito que llevas puesto.»

Psicópata Dave: «Espera un minuto. ¿Me han transformado en un niño en traje de marinero?»

El Pervertido: «Sí.»

Yo: «¿Qué clase de partida es esta?»

Asenath: «Tíos, dadle una oportunidad.»

El Capullo: «¿Y qué hay de las pelotas? ¿Conserva aún sus pelotas?»

El Pervertido: «Sí. Del tamaño de las de un niño, pero sí.»

El Capullo: «¡Maldita sea!»

Psicópata Dave: «¡Me niego a llevar un traje de marinero, joder! Me lo arranco y miro dentro del armario de la ropa.»

El Pervertido: «Ves docenas de trajecitos azules de marinero colgando de sus perchas, esperándote.»

Psicópata Dave: «Pues vale, salgo de la habitación desnudo y pregunto por ahí a quién tengo que pegarle para que me den una gabardina y unos calzoncillos.»

El Pervertido: «Muy bien, pero antes de ver lo que pasa vamos a cambiar a Ab3.»

El Capullo: «¿Y qué pasa con mis pelotas?»

El Pervertido: «Ab3, tu personaje se despierta con el olor del estiércol.»

Yo: «Bueno, supongo que podría ser peor.»

El Pervertido: «Mirando hacia abajo, viéndote a ti mismo, descubres que tu cuerpo tiene ahora este aspecto.»

Humanoides en las profundidades (1980)
(7) Humanoids from the Deep (Humanoides de las Profundidades) fue una película de terror de serie B rodada en 1980 y producida por Roger Corman. En ella, mutantes anfibios atacan una comunidad costera para reproducirse con las mujeres locales; la película contaba con numerosas escenas de violencia gore y erotismo light. Tuvo un remake en forma de miniserie de televisión en 1996.

En ese momento El Pervertido fue pasando un ejemplar de la revista Lesbianas Azotadas, señalando a una de las modelos en particular. Esta situación dio lugar a uno de mis más firmes juramentos en materia de rol: nunca juegues en una partida dirigida por alguien que considera que Humanoides de las Profundidades es una historia de amor. (7)

Yo: «De modo que soy una mujer.»

Psicópata Dave: «Llevo años diciéndolo.»

Yo: «¡Hey!»

El Capullo: «No es sólo una mujer… es una tía buenísima. Empujaría a mi abuela escaleras abajo sólo por tener la oportunidad de enrollarme con una tía como él.»

Yo: «Espero que tengas pasta para pagarte un taxi de vuelta a casa, Romeo.»

El Pervertido: «Tu personaje mira al exterior a través de las ventanas, y ve que está metida…»

Yo: «Metido.»

El Pervertido: «…dentro de una cabaña en un mundo alienígena. Dos soles gemelos brillan sobre las montañas de mierda y maquinaria que la rodean.»

Yo: «Veamos. Déjame que haga un resumen. A mi personaje le han…»

El Pervertido: «La han…»

Yo: «Le han cambiado de sexo, ¿y ahora es un prisionero en una granja de mierda alienígena?»

El Pervertido: «Quizá no sea un prisionero. Cuando tu personaje mira hacia abajo, tras las suaves curvas de su cuerpo descubre un anillo de matrimonio en su dedo elegantemente manicurado.»

Yo: «¡Comprueba eso otra vez, por favor!»

El Pervertido: «Y ahora, cariño, vamos a ver que pasa contigo.»

Asenath: «Oh-oh…»

El Pervertido: «Tu personaje se despierta, tumbada en una reluciente losa blanca, en un ambiente cálido. Seres altos con apariencia de ángeles te están adorando.»

Asenath: «¿Puedo moverme?»

El Pervertido: «Tu personaje se incorpora, y los seres se te quedan mirando, sonriendo. Comienzan a susurrarte con sus mentes. Te llaman La Elegida.»

El argumento quedó claro rápidamente. Unos alienígenas de una dimensión desconocida nos habían secuestrado usando un meteorito-bomba transportador. Estos aliens usaban esclavos humanos para sus ataques más sucios, y también pensaban que las mujeres humanas eran las más deseables de toda la galaxia.

El único problema era que los meteorito-bomba transportadores, en el 99.98% de los casos, eran fatales para las mujeres, así que estos alienígenas decidieron que lo mejor que podían hacer era transformar unos cuantos machos humanos en hembras. Esa era la razón de que mi personaje luciera ahora unas piernas de impresión, y de que el de El Capullo fuera un eunuco pelado. El personaje de Psicópata Dave había sido retraido hasta su infancia porque los niños humanos eran unos animales de compañía muy apreciados.

Como el personaje de Asenath había sobrevivido al impacto del meteorito-bomba transportador, un grupo de ángeles espaciales la habían acogido, en lugar de convertirla en esclava. Le dijeron que era La Elegida y comenzaron a prepararla para liberar a los prisioneros humanos.

El Pervertido: «…y entonces te dan una espada alimentada con energía estelar. La vaina encaja perfectamente en tu armadura alada de ángel espacial. Mientras recorres la catedral espacial hacia tu nave estelar, cada uno de los ángeles se inclina ante ti, y te da un talismán místico.»

Asenath: «Esto es TAN chulo, cielo.»

Yo: «Uh, no es que quiera quejarme, pero ya lleváis una hora…»

El Pervertido: «Oh, perdona. ¿Dónde habíamos dejado a tu personaje, Ab3?»

Yo: «Eh… ¿en mi luna de miel?»

El Pervertido: «Ah, sí. Tu marido cierra con llave la puerta tras de sí, y se desnuda. Su enorme paquete late con lujuria.»

Yo: «Mi personaje salta por la ventana.»

El Pervertido: «Un foso de aguas fecales amortigua tu caida.»

Psicópata Dave: «¡Saborea la aventura, Ab3!»

Yo: «¿Quieres saborear tu propia sangre?»

Asenath: «¿Será capaz mi personaje de llevarse sus rottweilers telepáticos al espacio con ella?»

El Pervertido: «Por supuesto.»

El Capullo: «Hablando de perros, ¿ha conseguido mi personaje evadir a los que le perseguían?»

El Pervertido: «Aún puedes oir los ladridos de los sabuesos del espacio, parece que se están acercando. No olvides que estás al borde de un precipicio.»

El Capullo: «Vale, comienzo a escalar hacia abajo por la pared del precipicio.»

El Pervertido: «Habrá penalizaciones importantes por hacerlo con una sola mano.»

El Capullo: «¡Pero si es sólo una bolsita!»

El Pervertido: «Se siente.»

El Capullo: «Muy bien. Me meto mis pelotas en la boca y comienzo a descolgarme.»

Yo: «He ahí una imagen mental que me acosará hasta mi lecho de muerte.»

Asenath: «¡Mi nave toma la delantera y lidero la flota de ángeles espaciales hasta la dimensión desconocida!»

Psicópata Dave: «Me arranco el traje de marinero e intento escapar.»

(muchas tiradas de dados y palabrotas después)

El Pervertido: «El director te atrapa otra vez y te vuelve a dar unos buenos azotes en el culo.»

El Capullo: «Ojalá El Disgusto estuviera aquí. A estas alturas ya habría arruinado la partida.»

Yo: «Oye, ¿dónde está El Alcohólico?»

Fue entonces cuando vimos las luces giratorias. Corrimos fuera de la casa, algunos de nosotros deseando abandonar la partida, otros decepcionados. Encontramos a El Alcohólico sentado en el asiento de atrás de un coche de la policía; estaba pálido y cubierto de suciedad y vómitos. Mantenía apretada la cara contra el cristal de la ventanilla del coche, mientras recitaba diálogos de las películas de Star Trek.

Policía 1: «Suponemos que vagaba por ahí, se perdió, y acabó apareciendo en el restaurante Denny’s en Wolf Road.»

Policía 2: «Estaba alucinando, no paraba de correr a través de los setos que hay alrededor del restaurante, gritando: ¡Miradme, soy un montaraz

El Alcohólico: «…nunca me sometí a la prueba del Kobayashi Maru. ¿Qué piensan de mi solución?»

Yo: «Nuestro amigo puede haber bebido demasiado esta noche, y…»

El Pervertido: «Mmm… tíos, me encantan los sándwiches de jamón.»

El Capullo: «¡Cállate!»

Yo: «Y lo vamos a llevar a su casa a dormir la mona, si les parece bien.»

El Pervertido: «Mmmmmm… jamón y lechuga.»

El Capullo: «¿Estás gilipollas?»

Policía 1: «No sé… estaba bastante raro, y tenía estos dados con formas extrañas.»

Policía 2: «El tipo de dados que se asocian con el ocultismo.»

El Pervertido: «No. Simplemente estábamos jugando a un juego de rol.»

Policía 1: «He oído hablar de ellos. ¿No son el tipo de juegos que juegan los asesinos en serie?»

Psicópata Dave: «No, usted se refiere a Candyland

El Capullo: «¡No sigáis!»

El Alcohólico: «Usted ha sido, y siempre será… mi amigo.»

Policía 1: «No sé mucho sobre esos juegos de Rolls. ¿Me podéis explicar de qué iba ese juego al que estábais jugando?»

Yo: «Quizá sería más rápido que nos arrestara ahora.»

Otro escape por los pelos, otra campaña fracasada. Ni siquiera me enfadó que la partida de El Pervertido no hubiera sido más que una forma de subirle el ego a su cariñito, que a ella le tocara hacer de heroína cuando el resto de nosotros nadábamos en un río de mierda mientras éramos perseguidos por extraños esclavistas alienígenas.

Cuando El Alcohólico vomitó dentro de mi coche mientras le llevaba a casa… entonces fue cuando me cabreé.


Referencias y notas al pie

(3) Chill es un juego de rol de terror contemporáneo cuya primera versión apareció en 1984 de la mano de Pacesetter. Gozó de cierto éxito, entre otras cosas porque sólo tenía un competidor real (La Llamada de Cthulhu, que además tiraba por otros derroteros: historias de desesperación e impotencia ante los horrores de los Dioses Arquetípicos venidos del espacio exterior, frente a la realidad más violenta y cercana de Chill). La segunda edición, publicada en 1990 por Myfair, es aún más conocida; y hay una tercera en desarrollo, que publicará OtherWorld Creations un año de estos.

Robotech es un juego de rol de Palladium escrito por el inefable Kevin Simbieda y ambientado en el universo de ciencia-ficción con robots gigantes de Battletech (que a su vez procede de una serie de animación japonesa). Como todos los juegos de Palladium, hay quien piensa que está totalmente anticuado (sí, incluso considerando que apareció en 1986), mal diseñado y peor editado… y hay quien piensa que es todo un clásico que todo el mundo debería jugar. A mi no me preguntéis, yo soy sólo el mensajero.

(4) Empezó a emitirse en 1964, y el último «episodio especial» se emitió en el 81, además de varias subseries derivadas que continuaban el argumento (incluyendo una versión en dibujos animados que también tuvo bastante aceptación), y que, faltaría más, yo no he visto en mi vida. Y no tengo ni idea de si llegó a emitirse en España, la verdad (aunque sí sé que se dobló al español para el público latinoamericano).

En cualquier caso, Gilligan’s Island narraba las aventuras de la tripulación de un barco (el capitán y el grumete, un «tonto simpático» que además es el Gilligan del título) y sus cinco pasajeros (Mr. Howell y su mujer Lovey, que son millonarios resabidos, una actriz buenorra llamada Ginger, la dulce e ingenua Mary Ann, y un profesor de ciencias), naúfragos en una isla desierta, y que en cada capítulo intentaban escapar y volver a la civilización… tan sólo para ver sus esfuerzos convertirse en fracasos, una y otra vez, por culpa de la tontuna del Gilligan ese. Un argumento simplón, pero suficiente para convertirla en un superéxito.


La traducción corresponde al texto Never Leave Your Nads Behind de Al Bruno III (AB3), realizada por Jorge Prieto (a.k.a. Reverendo) y recuperada de Archive.org.

Mitos rotos y doloridos

WTF?! «¿Qué es esto?» ¡Vuelve a la entrada principal, muggle!

¡Atención! La siguiente historia puede ofender a personas con defectos de nacimiento, a los topos y a fans de H. P. Lovecraft, la lucha libre y la música country.

(1) En la nota original: "Billy Ray Cyrus es un cantante norteamericano de música country, y uno de sus mayores éxitos se titula Achy Breaky Heart, "Corazón Roto y Dolorido". De ahí el título original de esta historia, Achy Breaky Mythos, que yo he traducido como "Mitos Rotos y Doloridos" para pasar el juego de palabras al español. Y para tu información, hay una versión en español de Achy Breaky Heart, titulada Mi Pobre Corazón e interpretada por Coyote Dax (esa que tiene por estribillo "No rompas más mi pobre corazón, estás pegando justo entiéndelo"). ¿Soy el único que piensa que es una canción malísima?" ¡Y sí, es el padre de Miley Cyrus!
(1) En la nota original: «Billy Ray Cyrus es un cantante norteamericano de música country, y uno de sus mayores éxitos se titula Achy Breaky Heart, «Corazón Roto y Dolorido».

El poster de Billy Ray Cyrus (1) en la pared debería haber sido una señal de alarma para todos nosotros, pero estábamos desesperados por jugar a una partida de La Llamada de Cthulhu en la que no hubiese Vagabundos Dimensionales conduciendo camiones de reparto de helados. (2)

El nuevo máster era Biff Bam, un viejo amigo de Bastardo Tramposo; aparentemente se habían conocido en la academia militar. Era domingo, después de la hora de comer, estábamos en la casa de Biff y éramos cinco jugadores de piel pálida apretados en la habitación de hacer la colada, que estaba amueblada con la lavadora, una secadora, una mesa para jugar a las cartas, varias sillas desparejadas, y una foto ampollada por el calor del señor Corazón Roto y Dolorido en persona. Desde donde yo estaba sentado, Billy Ray me observaba con una mirada vacía pero calculadora.

El Disgusto: «Mira, todo lo que estoy diciendo es que me debes cuatro pavos.»

Yo: «No te debo nada, te dije que no comieras esa estúpida ensalada en mi coche.»

El Capullo: «No me puedo creer que El Pervertido prefiriese estar con su novia antes que venir a jugar.»

Biff Bam: «¿Con quién está ahora?»

El Capullo: «Con esa chica que trabaja en la tienda de cómics… Asenath.» (3)

Bastardo Tramposo: «Parece bastante simpática…»

El Disgusto: «¡Guau! ¡Espera! ¡Para el carro! ¿Asenath? ¿Esa con el brazo deformado como el de un bebé?»

El Capullo: «La misma.»

Vagabundos dimensionales (La llamada de Cthulhu)
(2) Los Vagabundos Dimensionales son, una vez más, una de las muchas criaturas creadas por H.P. Lovecraft dentro de sus Mitos de Cthulhu (que ya se han mencionado bastantes veces… ¡y las que quedan todavía!).
Y no, conducir carritos de helado no es algo que hagan normalmente.

El Disgusto: «¿Es esa la amante definitiva de la que estaba fardando?»

Yo: «Bueno, yo al menos me alegro de que haya encontrado alguien con quien conectar.»

El Disgusto: «¡Tiene un brazo como el de un bebé! ¿Cómo puede él soportar estar cerca de ella? ¡Está deformada! ¿Qué coño pueden estar haciendo juntos?»

El Capullo: «Él dice que es como si te hiciera una paja un pterodáctilo.»

Yo: «Oh, por el amor de Dios, no tenías por qué dar detalles…»

Biff Bam: «¿Asenath? ¿Es eso un nombre griego? Suena como algo sacado de Vampiro la MasQUIArada.» (4)

Ese último trozo no es un gazapo; era la forma en que Biff pronunciaba Mascarada. Biff tenía este hábito de pronunciar mal algunas palabras al azar, de forma que tuvieran poco o ningún sentido. Para ilustrar esto, pondré en mayúsculas esas pronunciaciones tan creativas, y así todos podremos disfrutar de ellas.

Asenath (mitología egipcia)
(3) Asenath es un nombre egipcio que significa «regalo del dios del sol». Y según el Génesis, también es la hija de Potipherah, sacerdote de Heliópolis, mujer de Joseph. No, yo tampoco lo sabía.

Biff Bam: «He estado comprobando vuestras hojas de personaje y todo parece correcto, excepto una cosa. Os pedí a todos que hiciérais acaMAdémicos, y uno de vosotros hizo a un NIMja.»

El Disgusto: «Es un profesor de estudios ninja.»

Yo: «¿Tenían estudios ninja en los años 30?»

El Disgusto: «Más te vale tener cuidado con lo que dices, ya estás caminando sobre hielo fino en lo que a mí respecta.»

Yo: «Oooooh, estoy asustado.»

El Disgusto: «Más te vale. Te dejaré K.O. en el suelo como a un taco mojado.»

Bastardo Tramposo: «¿Qué?»

Biff Bam: «Dejadlo ya, chicos. Mi mami está intentando ver Madam’s Place«. (5)

El Capullo: «Lo siento.»

Vampiro: La-Mascarada (manual)
(4) Vampiro: La Mascarada (y no MasQUIArada, claro) fue el primer juego de rol de White Wolf enmarcado en su Mundo de Tinieblas. (Hay más información al final de la historia.)

Biff Bam: «Bueno, digamos simplemente que eres un profesor de mitoloGINIA occidental que estudia kung-fu y esas cosas.»

El Disgusto: «Lo que sea.»

Mientras hablaba cerró puerta de la habitación, aislándonos del mundo exterior. La luz fluorescente hacía que mis compañeros de juego parecieran cadáveres, y no los cadáveres saludables y completos que puedes encontrar bajo tierra, sino más bien los que encontrarías varados en las costas de Nueva Jersey. Biff nos presentó las bases del escenario a muy grandes rasgos; todos éramos respetados profesores de mitología, teología y arqueología.

Biff Bam: «Bueno, todos vuestros personajes se conocen entre sí a un nivel PORfesional. Quizá haya una cierta rivalidad académica entre algunos; vuestro personaje puede haber cuestionado las ideas de alguno de los otros.»

Bastardo Tramposo: «Con puntuaciones casi perfectas como las mías, tendrías que estar loco para meterte con mi personaje.»

Biff Bam: «Todos vuestros personajes tienen un amigo mutuo, un aventurero llamado Dick Marvil.»

El Disgusto: «¿A mí me haces crear a un profesor y a este Dick Marvil le toca ser aventurero?»

Biff Bam: «Cada uno de vosotros recibe un telegrama de Dick pidiéndoos que le visitéis en la casa que heredó en Arkham, Massachusetts.»

Yo: «¡Hago mis maletas inmediatamente!»

Bastardo Tramposo: «Yo ordeno a mis sirvientes que hagan las mías.»

El Capullo: «Yo cojo a mi mascota, el dragón de Komodo, y me voy.»

Biff Bam: «¿Komodo?»

El Capullo: «Dijiste que estabas de acuerdo. Está en mi hoja de personaje.»

Biff Bam: «Déjame ver. ¿Dónde?»

El Capullo: «Por detrás.»

Biff Bam: «¿Dónde?»

El Capullo: «Justo al final.»

Biff Bam: «¿Esto de aquí? Creí que era una mancha de agua.»

Nos tomó algunos momentos resolver la situación con el Komodo, más que nada porque Biff te hacía obedecer las reglas practicando la lucha libre contigo e inmovilizándote en el suelo hasta que te desmayabas. Y, mientras tanto, en la habitación empezaba a hacer más y más calor. Intenté distraer la atención de los gritos enmudecidos de El Capullo mirando arriba hacia el póster, pero tuve que apartar la mirada.

Madame's Place
(5) Madam’s Place es una telecomedia norteamericana que empezó a emitirse en el 82.

¿Era imaginación mía, o su expresión había cambiado?

Biff Bam: «Así que todos llegáis a la gran MLANsión del tío de Dick Marvil, en la misma noche oscura y tormentosa.»

El Disgusto: «Yo no. Yo no me mezclo con los otros. Cojo una habitación en un motel del pueblo y me atrinchero en el interior.»

Bastardo Tramposo: «¿Por qué?»

El Disgusto: «Porque son mis rivales. ¿Cómo sé que todo esto no es algún tipo de complot para deshacerse de mí?»

Yo: «Nuestros personajes son rivales académicos. Énfasis en académicos

El Disgusto: «¡Estoy roleando! Mi personaje es una persona muy estresada, nadie respeta el campo de los Estudios Ninja Aplicados.»

El Capullo: «¿Ha empezado ya su personaje a perder puntos de cordura?» (6)

Yo: «Los está perdiendo él, en la vida real.»

Biff Bam: «Bueno, voy a llevar el tema de los puntos de cordura de manera algo DIEferente, para que lo sepáis.»

Yo: «¿Diferente, cómo?»

Biff Bam: «Bueno, todas estas reglas para la coRORdura no me parece que tengan ningún sentido.»

Cthulhu
(6) En la nota original: «En el juego de rol La Llamada de Cthulhu, los personajes de los jugadores («investigadores») tienen un marcador de puntos de cordura en la hoja de personaje. Cuando presencian sucesos paranormales y misteriosos (por no hablar de cuando se tropiezan con una criatura de los Mitos de Cthulhu), se arriesgan a perder puntos de cordura y, eventualmente, a volverse completamente locos.» Solo añadir que, en La Llamada de Cthulhu, la cordura no suele durar muchas sesiones, así que mejor que no te encariñes demasiado con tu personaje.

El Capullo: «Pues parece bastante fácil, si ves algo que te asusta haces una tirada de cordura.»

Bastardo Tramposo: «Rara vez fallo una tirada de cordura.»

Biff Bam: «Bueno, ese es el proBLAma, todo el rollo de la cordura se basa en el miedo más que nada, y los hombres de verdad no tienen miedo.»

Yo: «Todo el mundo tiene miedo de algo.»

Biff Bam: «Eso es lo que le dicen a las nenazas.»

El Disgusto: «Se refiere a ti, nenaza.»

Biff Bam: «Así que en mi juego tu cordura es una medida de tu hombría. Cuantos menos PIUNtos de cordura te quedan, más gay eres.»

Yo: «Estás bromeando, ¿verdad?»

Hubo unos gritos y chillidos ahogados procedentes de la otra habitación. Biff palideció un poco, se excusó y salió del cuarto. Se aseguró de cerrar la puerta tras de sí.

Nos miramos los unos a los otros por encima de la desconchada mesa de jugar a las cartas e intentamos enterarnos de lo que estaban diciendo detrás de la puerta de madera contrachapada.

Bastardo Tramposo: «¿No sería chulo que, por una vez, un personaje de El Disgusto intentase unirse al grupo?»

El Disgusto: «¿No sería chulo que tiraras los dados donde todo el mundo pudiese verlos?»

Yo: «¿Soy el único que no se siente a gusto con las reglas de cordura que se ha inventado este tío?»

El Disgusto: «¡Nenaza!»

Yo: «¿Sabes? Una vez que empiece a hostiarte no voy a ser capaz de parar.»

El Disgusto: «Sí, intenta darme una hostia. Soy un cinturón negro de seis meses. Un ninja blanco. ¡Camino entre las gotas de lluvia!»

Yo: «Y yo que pensaba que simplemente no te duchabas.»

El Capullo: «¿Soy el único que no se siente a gusto con el hecho de que me atacó y me dejó inmovilizado en el suelo?»

Bastardo Tramposo: «Ey, dadle una oportunidad a este tío, que sabe dirigir partidas chulas. Y Dick Marvil es un PNJ cojonudo.»

El Capullo: «Me estaba estrangulando.»

Yo: «Lo siento, pero todo este asunto es bastante surrealista.»

El Disgusto: «Sí, como si la opinión de un escritor fracasado importara algo.»

El Capullo: «Todavía no me siento la punta de los dedos.»

Yo: «¿Qué? ¿Pero quién coño te crees que eres para hablarme así?»

El Disgusto: «Te han rechazado ya tres editores, aquí y en Inglaterra. A mí, eso me suena a fracaso.»

Yo: «El fracaso sería no intentarlo.»

El Disgusto: «Oh, por favor. Piensa en esto, Ab3, piensa en la peor novela jamás publicada. Por defecto, esa novela es mejor que cualquier cosa que hayas escrito. La prosa de William Shatner tiene más significado que la tuya.»

Cthugha (La llamada de Chtluhu)
(7) En la nota original: «Otro de los oscuros dioses alienígenas de los Mitos de Cthulhu. Al menos ahora sabemos que tiene sobacos.» Pero no, Cthugha no siempre tiene sobacos, porque, al ser una masa de calor dotada de conciencia, no cuenta con una estructura física definida. ¿Picajoso yo? ¡Que va!

Cuando esas palabras salieron de sus labios, juro que escuché al poster de Billy Ray Cyrus animándome a matarle. Quizás lo hubiera hecho. No hubiese sido la primera muerte relacionada con los juegos de rol en mi pueblo, pero antes de que pudiese actuar Biff volvió y el juego siguió adelante.

Mientras el personaje de El Disgusto se quedaba en el pueblo y afilaba sus katanas, a los demás nos hicieron una visita guiada por la casa que Dick Marvil había heredado. Era bastante siniestra y muy gótica… o goTIca, como diría Biff.

Biff Bam: «Entonces Dick os habla sobre sus aventuras en Oriente, y de cómo hizo una fortuna llevando jaDEDE de contrabando.»

Yo: «¿Otra fortuna? Vaya, qué cosas.»

Bastardo Tramposo: «Sí, mi personaje le ayudó con eso.»

Biff Bam: «Esa fue la ocasión en que Biff mató a once hombres con una cuchara doblada.»

Bastardo Tramposo: «Le salvó la vida a mi personaje, lo recuerdo.»

El Capullo: «¿Quién estaba dirigiendo esta partida?»

Biff Bam: «Yo lo estaba.»

El Disgusto: «Yo paso la piedra de afilar por el filo de mi katana. Ñieeeeeec. Ñieeeeeec. Ñieeeeeec.»

A estas alturas la habitación de la colada estaba, más o menos, a la temperatura del sobaco blasfemo de Cthugga (7). Ahí estaba yo sentado, sintiendo el sudor salir de mi cuerpo, mientras Biff seguía contándonos «La Leyenda de Dick Marvil.»

Dick Marvil era un hombre entre hombres, millonario, playboy e inventor. Sus hobbies eran la arqueología y la lucha contra el crimen. Era un maestro de las artes marciales, el boxeo, la esgrima, y un tirador excepcional con cualquier clase de arma de fuego. También conducía coches de carreras, navegaba en barco y pilotaba aviones. Mientras nos llevaba por las habitaciones de su extraña mansión fumaba en una pipa que le había regalado Sherlock HolMSES».

El Capullo: «Pero, ¿para qué estamos aquí?»

El Disgusto: «Yo no estoy allí. Ñieeeeeec. Ñieeeeeec.»

Bastardo Tramposo: «Sí, ¿qué podemos hacer por el gran hombre?»

Biff Bam: «Dick ha encontrado en el sótano una extraña biblioteca antigua llena de libros OUScultistas. Sólo vosotros cuatro…»

El Disgusto: «¡Yo no estoy allí! Ñieeeeeec. Ñiiiieeeeeeeec.»

Biff Bam: «Sólo vuestros personajes tienen las habilidades necesarias para catalogar e investigar esos libros.»

Yo: «¿Nos va a pagar?»

Biff Bam: «Claro, pero ya es tarde. Así que os acompaña a vuestras habitaciones para que podáis descansar por la noche. Podéis empezar a hacer el trabajo por la mañana.»

Yo: «Vale. Vale, me preparo para meterme en la cama.»

Bastardo Tramposo: «Mi personaje se queda trabajando en su último libro.»

El Disgusto: «Yo espero a la medianoche. Luego me voy a la majestuosa mansión Marvil.»

El Capullo: «Yo también me preparo para irme a la cama.»

Phoebe Cates
(8) Phoebe Cates es una actriz que, entre otras cosas, hizo de la novia del prota de Gremlins. A Christine McGlade ya la conocemos de la historia anterior.

Biff Bam: «¿Te vas a poner tu kimono? El que tienes apuntado por detrás de la hoja de personaje?»

El Capullo: «No.»

Biff Bam: «Porque eso es lo que pone, ¿verdad?»

El Capullo: «Sí.»

Yo: «Oye, ¿puedes abrir aquí una ventana o algo así? Me estoy agobiando.»

Biff Bam: «Lo siento, la única ventana está cerrada y ataHAScada con pintura. Si tienes calor quítate la camisa.»

Y, sin más, Biff se quitó la camisa. Debo admitir que nunca consideré lo que haría si un compañero jugador empezase a despelotarse en frente mía. Tenía la esperanza de que si eso ocurriera, estaría jugando con Phoebe Cates o Christine McGlade (8).

Pero nunca tuve tanta suerte. En lugar de eso me encontré mirando las tetas fofas y masculinas de Biff. Y cuando aparté la mirada me encontré mirando de nuevo a Billy Ray; a través de la neblina y el tufo causados por el calor de la partida, su peinado parecía mecerse inquietantemente. Nuestros personajes se acostaron para pasar la noche.

El Disgusto: «Aparco mi coche a una milla de distancia de la casa. Estoy vestido completamente de negro. Voy andando… ¡NO! Voy saltando de árbol en árbol, tan sólo llevando mi katana y mi ametralladora Thompson.»

Bastardo Tramposo: «¿Por qué?»

El Disgusto: «¡Digamos simplemente que elegisteis el rival académico equivocado, capullos!»

Biff Bam: «A medida que te acercas a la casa puedes ver extrañas formas parecidas a gárGORlas moviéndose por el tejado.»

Bobba Fett y Darth Vader
(9) Boba Fett, uno de los personajes más queridos y populares de Star Wars… por alguna razón incomprensible, ya que en la trilogía original apenas dice cuatro frases mal contadas.
En la foto de arriba le tenemos preguntándole a Darth Vader cómo solucionar los cuelgues y problemas de seguridad y compatibilidad de Windows XP. «No se ofusque con ese terror tecnológico», respondió el lord del Sith.
A veces, los chistes más viejos son los mejores.

El Disgusto: «¿Puedo ver en qué habitación está el personaje de Ab3?»

Biff Bam: «Por favor, haz una tirada de cordura.»

El Disgusto: «¿Por qué? ¿Por unas jodidas sombras? ¡YO soy una sombra! ¡Soy un ninja con doctorado!»

Biff Bam: «Las sombras son soBERnaturales. Por favor, tira los dados.»

El Disgusto: «Que te jodan, mi personaje no se asustaría de… ¡¡¡NOOOOOOOOOOOO!!!»

El Disgusto intentó correr, pero Biff tenía la ventaja de jugar en casa. Y antes de que ninguno pudiera reaccionar, el ninja blanco estaba atrapado en una presa que Biff hizo con sus piernas. Bastardo Tramposo parecía estar disfrutando del espectáculo, pero El Capullo estaba estremeciéndose. Yo miraba al póster. ¿Por qué tendría nadie un póster como ese en la pared de la habitación de lavar la ropa? ¿Por qué?

Una vez que Biff restableció de nuevo su estatus como macho alfa, el juego continuó. El Disgusto estaba extrañamente callado; incluso bajo la luz lóbrega de los fluorescentes podía ver en su cara la marca del d4 en el que había aterrizado.

Biff Bam: «¿Seguro que no os queréis quitar las camisas, chicos?»

El Capullo: «Yo estoy cómodo.»

El Disgusto: «Yo no me quito mi camiseta de Boba Fett por nadie». (9)

Irene Cara y rata topo
(10) Irene Cara, que protagonizó la película Fama (en el papel de Coco) y además cantó el tema principal. Sí, hombre, ese que también sonaba al principio de cada episodio de la serie. ¿No te acuerdas? Era más o menos así: Nanana, FAAAME, nananana nanaaana, nananana, FAAAAME, nanana nananaaaa… Queréis la fama, pero la fama cuesta. Y aquí vais a empezar a pagar… ¡con sudor! ¡FAAAAAME! ¡Nananana nana!
En cuanto a las ratas-topo, una imagen vale más que chorrocientas palabras.

Yo: «Yo estoy disfrutando de todo el rollo este de la ola de calor, pero gracias de todas formas.»

Biff Bam: «¿Qué os pasa? Aquí somos todos tíos. Quitáos las camisas.»

Bastardo Tramposo: «¿Qué?»

Biff Bam: «B.T., quítate la camisa.»

Era como esa escena al final de Fama, pero peor, porque en lugar de Irene Cara tenías a un tío con el físico y el color de piel de una rata-topo (10). Desde mi posición estratégica, Billy Ray parecía estar midiendo la talla de Bastardo Tramposo por razones que no pude comprender. Si es posible para un póster bullir con ansias inhumanas, ese lo hizo.

Hubo un coro fresco de gruñidos y rugidos. Una sombra pasó sobre el rostro de Biff, se excusó de nuevo y volvió a salir de la habitación.

Yo: «Tenemos que salir de aquí.»

Bastardo Tramposo: «¿Por qué? Si acabamos de llegar.»

El Disgusto: «Ohshinobiohshibiohshinobi…»

El Capullo: «Quizá si nuestros personajes se suicidaran…»

Yo: «Vamos a irnos y ya está.»

Bastardo Tramposo: «Si haces eso podría cabrearse.»

El Disgusto: «Ohshinobiohshibiohshinobi…»

El Capullo: «¡Estamos perdidos! No puedo quitarme la camisa, ¡simplemente no puedo! Es por todo ese rollo del tercer pezón…»

Bastardo Tramposo: «Simplemente disfrutad de la partida, chicos. Es un gran máster.»

Yo: «¡Noticia de última hora! ¡En el planeta del que yo vengo, los juegos de rol no son un deporte de riesgo!»

Cletus (Los Simpson)
(11) En los EEUU, los rednecks (paletos) son los típicos pueblerinos del sur que aparecen siempre estereotipados como… bueno, como paletos, vaya, con bastante fama de incestuosos y racistas, acompañados siempre de algún tipo de arma de fuego y conduciendo antiquísimas camionetas llenas de mugre, con la bandera sudista como matrícula. Y su música favorita, al menos según el mismo estereotipo, es el country.

El Disgusto: «Ohshinobiohshibiohshinobi…»

Yo: «¿Y tú qué COÑO estás haciendo?»

El Disgusto: «Intentando contactar con el ninja que fui en una vida anterior. Con su poder y el mío, le daremos una paliza en el culo al tío este.»

Yo: «¿Sabes? Cada vez que pienso que he conocido a alguien más gilipollas que tú, te limitas a poner el listón un poco más alto.»

El terror y el calor hicieron que los minutos pareciesen horas. ¿Podría salir pitando y alcanzar la puerta pasando por delante de Biff? El póster de Billy Ray Cyrus se burlaba de mis esperanzas. ¿Acaso era algún Dios de los paletos al que estábamos condenados a ser sacrificados? (11)

Yo: «¿A dónde habrá ido?»

Bastardo Tramposo: «Su madre tiene alguna enfermedad en un pie. Le tiene que dar masajes en el pie cada par de horas o así.»

El Capullo: «Oh, Dios mío.»

El Disgusto: «Creí oler Ben Gay». (12)

Biff Bam: «Lo siento por teneros aquí esperando. ¿Por qué tenéis todos las camisas puestas todavía?»

Me gustaría ser capaz de deciros que ese fue el momento que elegí para mantenerme firme frente a la locura que me rodeaba, pero eso no fue exactamente lo que ocurrió. Durante la siguiente hora, más o menos, jugamos sin camisa. Nuestros personajes fueron despertados por el sonido de unos Ángeles Descarnados de la Noche lanzando a cierto ninja completamente diplomado a través de la ventana de la fachada de la mansión. (13)

Dick Marvil desapareció y nos encontramos bajo asedio. Ninguna de las armas que teníamos, ninja o no, estaba siendo efectiva en absoluto. Nuestros personajes se atrincheraron en la biblioteca y comenzaron a leer libros de hechizos desesperadamente, esperando poder salvarse de alguna forma.

Biff Bam: «Has vuelto a fallar tu tirada de cordura.»

Bengay (crema)
(12) Bengay (que no Ben Gay) es un medicamento americano para tratar la artritis y los dolores de espalda, músculos y articulaciones.

El Capullo: «Oh, no.»

Biff Bam: «Vale, tu personaje ahora no sólo tiene una muñeca dislocada que le da un moDIAIficador a la dexTRIEza, sino que también cecea al hablar.»

El Capullo: «De acuerdo.»

Biff Bam: «Así que más te vale cecear cuando hables, ¿estamos?»

El Capullo: «Zí.»

Bastardo Tramposo: «¿Alguno de eZtoZ libroZ noZ Zirven de ayuda?» (14)

Biff Bam: «De momento nada os está aYUIdando. De repente la puerta salta de cuajo y veis a un montón de Ángeles DesQUIARnados de la Noche bajando por las escaleras.»

El Disgusto: «Yo intento cometer seppukku con una copia de El Rey de Amarillo«. (15)

Yo: «¿Hay algo que podamos hacer?»

Biff Bam: «No.»

Bastardo Tramposo: «Yo Zigo leyendo loZ libroZ, por Zi acaZo.»

Yo: «Yo espero lo inevitable.»

Biff Bam: «Los ÁnGIEles Descarnados se acercan… están más cerca… más cerca… y de repente…»

El Capullo: «Nos matan a todos… ¿por favor?»

Biff Bam: «¡De repente Dick Marvil baja corriendo las escaleras y PIElea con el Ángel Descarnado más cercano y lo tira al suelo!»

El Disgusto: «¡Yo estoy matándome todavía!»

Biff Bam: «¡El cuello del Ángel Descarnado se rompe con un chasquido nauseabundo y entonces Dick Marvil se lanza contra el siguiente y RIEpite el PORceso!»

Seppuku samurái
(15) Pintura japonesa que trata el seppuku del samurái. He desplazado la nota original al final del texto.

Bastardo Tramposo: «¿ConZigue matarloZ a todoZ?»

Biff Bam: «Sí. ¡Rompe todos sus cuellos! ¡Estáis salvados!»

El Capullo: «Viva.»

Yo: «Espera un minuto. ¿Las pistolas y las katanas no pueden ni hacerles un rasguño a estas cosas, pero sus cuellos se parten como ramitas?»

Biff Bam: «No es culpa mía que ninguno de vosotros lo pensara antes.»

Esa fue la gota que colmó el vaso. Me puse de pie.

Yo: «Eso es una completa gilipollez. ¡No sabes una puta mierda sobre La Llamada de Cthulhu y te puedo asegurar que tampoco tienes ni puta idea sobre cómo dirigir una partida de rol si crees que nuestro concepto de pasar un buen rato es ser EL PUTO SÉQUITO DE TU PERSONAJE MASCOTA!»

Bastardo Tramposo se quedó boquiabierto, horrorizado. El Capullo se arrastró debajo de la mesa. El Disgusto se meó encima por motivos que sólo él podía conocer. Yo ya estaba corriendo hacia la puerta de la habitación de la colada, cuando sentí unas manos carnosas agarrarme y arrastrarme hacia atrás. Mi visión comenzó a oscurecerse. La última cosa que vi fue el póster de Billy Ray Cyrus, y, en ese momento, me di cuenta de que, en lo que respecta a los juegos de terror, yo no sabía un pijo (16).


Referencias y notas al pie

(1) De ahí el título original de esta historia, Achy Breaky Mythos, que yo he traducido como «Mitos Rotos y Doloridos» para pasar el juego de palabras al español. Y para tu información, hay una versión en español de Achy Breaky Heart, titulada Mi Pobre Corazón e interpretada por Coyote Dax (esa que tiene por estribillo «No rompas más mi pobre corazón, estás pegando justo entiéndelo»). ¿Soy el único que piensa que es una canción malísima?»

¡Y sí, es el padre de Miley Cyrus, y aparecía en Hannah Montana!

(4) La primera edición apareció en 1991 e, inmediatamente, alcanzó un éxito increíble. Con su combinación de estilo de juego narrativo (con reglas simples y fáciles de entender), su ambiente gótico y tenebroso, y un escenario modernista-depresivo que atrajo poderosamente a los jugadores más jóvenes (por aquello de la angustia típica de la adolescencia y tal), se convirtió en uno de los juegos de rol que marcaron los 90. De repente parecía que todo el mundo jugaba a Vampiro, incluso gente que no había jugado a rol en su vida (incluyendo muchas mujeres, algo poco común hasta ese momento). Y la versión «en vivo» (el LARP, Live Action Role-Playing, como dicen los ingleses) con las reglas de «El Teatro de la Mente» tuvo un éxito tan arrollador como el del juego de mesa. Durante bastantes meses no fue raro encontrarse los viernes y sábados por la noche a grupos de jóvenes jugadores maquillados como vampiros por el centro de las grandes ciudades, roleando.

Justo es decir que Vampiro tuvo (y tiene) también muchos detractores que lo consideraban un juego mediocre y poco trabajado, con reglas incoherentes y mal diseñadas (algunos también se meten con su legión de devotos seguidores por ser «demasiado extravagantes» a la par que apasionados a la hora de defender «su» juego, pero como todos los ataques personales, es una apreciación injusta y que en cualquier caso tiene poco que ver con el juego en sí). Además se le criticó duramente por la forma en que intentaba sacar pasta a los jugadores de manera descarada, con tanto suplemento de clanes y demás. El término rolero inglés splatbook para designar en general a cualquier suplemento dedicado a un clan o facción determinados dentro de un juego, generalmente con la única intención de exprimir un poco más la cartera de los jugadores procede, precisamente, de Vampiro.

Pero bueno, te guste o no te guste, lo que no se puede negar es que Vampiro ha sido un juego de rol de referencia obligada en la historia del mundillo, y uno de los más influyentes de la última década. Y hace poco White Wolf sacó la nueva versión (Vampiro: El Réquiem) como parte del lanzamiento del nuevo Mundo de Tinieblas, que parece estar bastante bien.

(13) En el original los monstruos en cuestión son Nightgaunts, que son parte del bestiario de la versión original americana de La Llamada de Cthulhu. Pero no he encontrado una página que dé el equivalente español, así que he tirado de manual y los he sustituido por los Ángeles Descarnados de la Noche. Si alguien sabe la traducción exacta de Nightgaunt según el manual de La Llamada de Cthulhu en español, que me lo diga.

The King in Yellow
Portada de The King in Yellow de Robert W. Chambers. ¡Quizá os suena por la primera temporada de True Detective!

(14) No me preguntes por qué Bastardo Tramposo empieza a cecear también. O lo hace en solidaridad con El Capullo, o Ab3 se equivocó de personaje.

(15) Seppuku es el suicidio ritual que cometían los samuráis japoneses (pero no los ninjas) para expiar su vergüenza cuando fallaban en sus deberes hacia su señor. Ya sabes, eso de abrirse las tripas en canal con una katana… lo que más vulgarmente se llama hara kiri, vamos.

Y The King in Yellow (El Rey de Amarillo) es una historia de terror escrita por Robert W. Chambers en 1895, acerca de una obra de teatro (con el mismo nombre) que vuelve loco a todo aquel que la lee. El Rey de Amarillo también es uno de los avatares del Dios Arquetípico Hastur.

(16) En la historia original, «no sabía un pijo» es «I didn’t know dick.» Un juego de palabras entre dick (pene, pijo) y el nombre de Dick Marvil, el PNJ supermaravilloso.


La traducción corresponde al texto Achy Breaky Mythos de Al Bruno III (AB3), realizada por Jorge Prieto (a.k.a. Reverendo) y recuperada de Archive.org.